Bienvenidos

Bienvenidos

viernes, 7 de octubre de 2016

Sola mañana

Y de pronto
la vida se convierte en un fotograma,
película de Saura.
Sin humo el café, ya templado,
mirando a través de la ventana,
congelado,
un día gris.
Gris de memoria,
calle en obras y presagio de lluvia,
lluvia gris
que no termina de romper.
Irremediable salir de casa,
caminar ligero y pensativo,
dejándome llevar
por la maraña de quehaceres.
Y después de la rutina
volver a la rutina sin ahora
ni después.
Encerrado en esta media vida
de trayecto,
este siempre perecedero,
esta dirección prohibida
a cualquier parte.
Ver acabar la mañana;
restos fríos del desayuno
sin recoger.
Un cenicero testigo del desacuerdo,
el resto de un día engullido por otro día.
Las persianas soliviantadas
y los ojos ya desatentos.
He criado demasiados cuervos.
 

No hay comentarios: