Bienvenidos

Bienvenidos

lunes, 3 de octubre de 2016

Diario en Gira II

2 de octubre de 2016. 23:45 horas.


Dejamos atrás Santander, nuestra tercera plaza. Comenzamos el viaje que nos devuelve a casa unos días antes de retomar la gira, con cierta mezcla de euforia y cansancio.

No ha sido el público de Santander muy receptivo a nuestra función. El público del norte tiene reputación de frío a la hora de agradecer con aplausos o risas el espectáculo que contempla. Quizá por diletante o cohibido, pero a veces nos quedábamos esperando la efusividad a la que estamos acostumbrados sin que se hiciera patente. A pesar de que la función está en plena forma, que bien se ocupa nuestro director residente, Federico Barrios, de mantener su espíritu y su energía con notas, ensayos y repasos. Una función de estas características es como un ente vivo, no deja de cambiar, para que lo esencial permanezca igual.

Hemos tenido dos novedades importantes; se ha incorporado María Adamuz, como titular de Sally, que alternará plazas con Cristina Castaño según los compromisos y disponibilidad de ambas. Como siempre, precisa y preciosa. Y nuestro multi-cover Ángel Padilla ha estrenado su tercer personaje (aún le queda uno, MC) Cliff, que ha interpretado con maestría, como si llevara haciéndolo desde que estrenamos. La escena de la despedida de Schultz, que interpreto con él y con Sally, ha sido un auténtico disfrute.

Las funciones han tenido lugar en el Palacio de Festivales de Cantabria, donde trabajé por primera vez en 1991 en una representación de Luisa Fernanda, después con La del Manojo de Rosas del Teatro de la Zarzuela y muchas más zarzuelas, en aquella bendita época en que era tan habitual. Venga, no me pongo viejuno, palabra. Más recientemente, en 2013, estuve con La Bella y la Bestia con alguno de los compañeros que están ahora también en Cabaret. Es curioso cómo esta profesión nuestra crea "compañeros de viaje", amigos que vienen y van. A veces hay relaciones que te acompañan el resto de tu vida; otros se mantienen en una prudente distancia de colegas y conocidos, algo que suelo cultivar yo bastante; y alguno, ex nihilo nihil, se distingue por su vacío concepto de la palabra amistad. Pero he prometido no ponerme nostálgico, que tengan el olvido que merecen.

Nuestro plan de trabajo no me ha permitido disfrutar de esta hermosa ciudad como me hubiera gustado. Es sin duda una de las más bonitas de España, aunque he procurado aprovechar los momentos libres para mis habituales paseos. Las vistas de la bahía desde Puerto Chico, o la caminata hasta el Sardinero son algo que merece la pena. También he tenido el placer de descubrir gracias a mi compañera Aysel un estupendo local, La Sandoñana, donde disfrutaba de la última cerveza del día acompañada de unos deliciosos pinchos de su admirable cocina.

Nos han comentado que llegaremos sobre las 6:00 a Madrid. Tenemos por delante un largo recorrido, que algunos aprovechan jugando a Dixit, un bonito juego de cartas ilustradas que aúna diversión e imaginación. Creo que será el pasatiempo protagonista de esta tourné si no logro convencer a nadie de organizar una partida de póquer Holden Texas. Yo escucharé algo de música, ya sabéis que es de lo que más me gusta, y he cargado el iPod con una buena selección: Pink Floyd, que ayudará a relajarme y, si no llego a dormirme, al menos descansar en la medida de lo posible. ¿Wish You Were Here o Momentary Lapse of Reason? También podría ser el concierto de David Gilmour Remember That Night, en el Royal Albert Hall de Londres y en el que tuvo como invitado especial a mi admirado David Bowie, con quien cantó Arnold Layne y Comfortably Numb. Difícil elección.


Hasta la próxima.

No hay comentarios: