Bienvenidos

Bienvenidos

viernes, 5 de agosto de 2016

Pequeña muerte

Se me derrite la blanda carne
al contacto con el fuego.
El barro de tu lengua
me acaricia las sienes.
Las esferas del placer son mías,
y como ellas consumo y actúo,
actúo y permito
o libremente prohíbo.
Se me deshace el alma
en la negrura de la pequeña muerte,
y al despertar, al volver a crecer,
examino esta deliciosa podredumbre
que me embriaga,
que me fascina.

No hay comentarios: